Reglas fundamentales para desarrollar el Estudio Bíblico Inductivo (Lección 1)

Estudio Bíblico Inductivo

La Palabra de Dios es hoy tan vigente como cuando se escribió en un lapso aproximado de 1500 años. Puede que con el paso del tiempo y aún, con la intromisión de las tradiciones de hombres en las denominaciones, se haya desdibujado la importancia que tiene y se le dé hoy más prelación a la “palabra profética”, desechando una realidad: todo cuanto se diga debe estar soportado en las páginas de la Biblia.

Es hora de volvernos a la Palabra, de ahí que se haya estructurado el Curso de Estudio Bíblico Inductivo (EBI) que proveerá al estudiante las herramientas que requiere cuando vaya a elaborar su propio devocional o quizá vaya a compartir una reflexión o un sermón en un pequeño grupo de personas o ante la congregación.

Es necesario, entonces, que nos decidamos a emprender un análisis de las Escrituras con base en lo que ellas mismas enseñan. Lo haremos cada vez con respeto y, a la vez, con expectativa porque a través de sus páginas nos habla el Padre. En ese sentido cabe recordar lo que enseñó el apóstol Pablo a su discípulo Timoteo:

Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.” (2 Timoteo 3:16-17 | RV 60) 

Si las Escrituras provienen de nuestro amado Hacedor, merecen no solo toda nuestra consideración, sino estudiarlas con detenimiento y llevar a la práctica cuanto aprendemos en ellas.

Quizá se pregunte, ¿por qué deberíamos dar prelación a la Palabra? Comparto con usted dos razones de mucho peso:

  • Porque la Palabra nos revela la voluntad de Dios.
  • Porque la Palabra contiene el Plan de Salvación.

REGLAS GENERALES PARA EL ESTUDIO BÍBLICO INDUCTIVO (EBI)

El Estudio Bíblico Inductivo (EBI) tiene unas reglas sencillas pero eficaces, que le invitamos a considerar:

1.- No supeditarnos a una sola lectura, sino __________________________________, comprobando que cuanto nos dicen, está en consonancia con ellas (Hechos 17:11)

2.- ____________________en nuestro corazón lo que aprendemos en la Palabra (Salmo 119:11)

3.- Permitir que la Palabra _______________________ nuestros pasos (Salmo 119:105)

4.- Asumir el estudio con las actitudes correctas:

  • Reverencia
  • Perseverancia
  • Receptividad (Mateo 11:15)
  • Disposición de aprender
  • Disposición de enseñar

5.- _____________________ a la Palabra de Dios.

Ahora, quizá se pregunte, ¿por qué debería obedecer la Palabra? Por dos aspectos relevantes:

  • Es el manual de Dios para nuestra vida.
  • Es una fuente de edificación permanente y actual.

Con base en lo anterior, podemos afirmar que la decisión de emprender y concluir el Curso de Estudio Bíblico Inductivo (EBI), además de una novedosa experiencia, nos ayudará a acercarnos y enamorarnos de las Escrituras, en las que nuestro poderoso Dios se revela.

A continuación, le invitamos a buscar el pasaje de Salmos 119:10, 11, 15, 27. Léalo con detenimiento y compártanos qué nos enseña en cuanto a estudiar los principios contenidos en Su Palabra:

______________________________________________________________

______________________________________________________________

Antes de proseguir, retomamos con ustedes unas palabras del teólogo peruano, Samuel Escobar:

Es muy importante que sepamos con qué preguntas nos acercamos al texto bíblico y por qué motivos. Pero, por otra parte, es importante que no nos apoderemos del texto bíblico para manipularlo a nuestro gusto, sino que estemos abiertos a la forma como ese texto nos habla, nos desafía y nos corrige.”

La enseñanza de las Escrituras debe fluir de manera natural, como una corriente de aguas vivas, sin que nosotros forcemos nada en absoluto. Esa es una de nuestras grandes responsabilidades.

OCHO HÁBITOS PARA UN BUEN ESTUDIO BÍBLICO INDUCTIVO

El Estudio Bíblico Inductivo (EBI) puede convertirse en una rutina más. Y como estudiantes de las Escrituras, podemos caer en el error de desestimarlo con el paso del tiempo. De ahí que es necesario, desde ahora, asimilar y fortalecer unos hábitos sanos para toda ocasión en que tengamos un acercamiento a las Escrituras.

1.- ___________________. Debemos adoptar un período de estudio diario. Pueden ser quince minutos o media hora, como mínimo. Hacerlo de manera esporádica, no resultará tan eficaz como anhelamos.

2.- ___________________________. La elección de un sitio apropiado es más importante de lo que nos imaginamos. Debe ser un lugar tranquilo, libre de interrupciones y donde exista el menor número de distracciones posibles.

3.- ___________________. Reviste importancia concentrarnos en la lectura. Demanda de nosotros disciplina y orden, pero a la postre, rendirá buenos resultados. Si hemos avanzado en un texto, pero comprobamos que no tenemos claridad o no lo entendemos, lo más probable es que no estemos concentrados. En tal caso, debemos retomar la lectura y, de ser necesario, enfocarnos en tomar apuntes.

4.- ____________________________________. Cuando estudiamos las Escrituras siguiendo un plan, avanzamos más que cuando lo hacemos de manera aislada, yendo de un pasaje a otro, sin seguir ningún orden. Un Plan de Estudio Sistemático puede trazarlo usted mismo. Le sugerimos que tome un libro específico y cada día lea entre tres y cuatro capítulos. Lo más probable es que en un año haya leído todas las Escrituras. Ahora bien, de esas lecturas, podrá enfatizar cada día en algún pasaje para sacarle toda su riqueza a través del Estudio Bíblico Inductivo (EBI).

5.- ________________________________________. Debemos reconocer que en la mayoría de los casos leemos las Escrituras sin ponerle toda la atención que debiéramos. Por si no lo sabía, se lo compartimos. Es una actitud común en los cristianos. Por ese motivo, es preciso habituar la mente a fijarse aún en los detalles más sencillos de lo que leemos, por ejemplo: Los Personajes o grupos que se mencionan, los lugares, los acontecimientos y cuándo o bajo qué circunstancias se produjeron, por ejemplo.

6.- _____________________________________________. Uno de los hábitos sanos que debemos asumir, es precisamente el de convertirnos en hombres y mujeres reflexivos alrededor de cuanto leemos y aprendemos en la Palabra de Dios. No basta simplemente con adquirir conocimiento, es fundamental que tal conocimiento se haga vida en nosotros, y que produzca transformación en la forma como pensamos y actuamos.

7.- _________________________________. Una de las mejores decisiones de todo estudiante de las Escrituras, radica en hacer anotaciones. No solo nos permitirá tener líneas de pensamiento que nos ayudarán en futuros devocionales, reflexiones o sermones sino, además, para retener lo aprendido. Así es que, de la mano de un ejemplar de la Biblia, acompáñese siempre de papel y lápiz. Consigne allí lo que llama su atención o los aspectos más relevantes de cuanto lee.

8.- _________________________________. Cuando asumimos este principio, sin duda hemos asumido una de las leyes fundamentales del aprendizaje de cualquier materia y, mucho más, del estudio bíblico. No es suficiente tan sólo con leer, es necesario repasar lo estudiado una y otra vez. Comprobará que los resultados son sencillamente sorprendentes.

HERRAMIENTAS ÚTILES PARA EL ESTUDIO DE LA BIBLIA

Permítanos partir de una premisa: el propósito del Estudio Bíblico Inductivo (EBI) es que usted haga un análisis profundo a partir de las propias Escrituras, sin que esa exploración se vea afectada por apreciaciones externas. Cada vez que desarrolle un EBI a un texto, usted hallará riquezas que otrora pasaban desapercibidos.

No obstante, una vez haya realizado ese Estudio, podrá acudir a herramientas que resultan valiosas pero que, insistimos, no son tan fundamentales como su propia tarea de escudriñamiento escritural.

  • Biblia de Estudio (con notas y referencias bíblicas cruzadas o en cadena)
  • Concordancia Bíblica.
  • Un Atlas de Mapas Bíblicos.
  • Al menos dos versiones distintas a la Reina Valera, y de preferencia, con lenguaje sencillo.
  • Un Manual Bíblico y o Comentarios.
  • Diccionario Bíblicos.

Puede ir avanzando en la labor de adquirir estos materiales en una buena librería cristiana. La otra opción, quizá la más práctica y que se ajusta a todos los bolsillos, es descargar estas herramientas desde el Internet hasta su computadora o consultarlas en línea.

Podemos asegurarle que será de gran ayuda en su labor orientada a estudiar las Escrituras con entendimiento.


RESPUESTAS A LA LECCIÓN


A continuación, encontrará las palabras o frases que requiere para llenar los espacios en blanco que aparecen en la Lección de hoy:

Reglas generales para el Estudio Bíblico Inductivo (EBI)

1.- Estudiar con diligencia las Escrituras

2.- Atesorar

3.- Guíe

5.- Obediencia

Ocho hábitos para un buen Estudio Bíblico Inductivo

1.- Tiempo

2.- Escoger un lugar específico.

3.- Concentración

4.- Adoptar un Plan Sistemático de Estudio.

5.- Observación cuidadosa del texto.

6.- Reflexión en la Palabra.

7.- Tome apuntes.

8.- Repase lo aprendido en cada jornada.

© Fernando Alexis Jiménez – Entrenador del Instituto Bíblico Ministerial de la Misión Edificando Familias Sólidas.

Publicaciones Relacionadas