Estudio Bíblico Inductivo, profundizando en las enseñanzas de la Palabra (Introducción)

Estudio Bíblico Inductivo

¿Por qué desarrollar el Curso sobre Estudio Inductivo de la Biblia? Probablemente es la pregunta que se está formulando. La respuesta es sencilla: Porque la mayoría de los cristianos caen en uno de los siguientes extremos:  o no leen la Biblia o, si lo hacen, no acuden a un método sistemático que les permita aprender, comprender y memorizar pasajes y textos que les ayude en su proceso de crecimiento personal y espiritual.

Estas falencias determinan que el crecimiento de los creyentes en aspectos fundamentales de su fe, sea débil y, en muchos casos, se corre el peligro de incurrir en errores doctrinales.

Hace muchos siglos el apóstol Juan, al escribir el libro de Apocalipsis o Revelación, consignó la siguiente advertencia en nombre del Señor Jesucristo:

A todo el que escuche las palabras del mensaje profético de este libro le advierto esto: Si alguno le añade algo, Dios le añadirá a él las plagas descritas en este libro. Y si alguno quita palabras de este libro de profecía, Dios le quitará su parte del árbol de la vida y de la ciudad santa, descritos en este libro.”(Apocalipsis 22:18, 19)

¡Con la Palabra de Dios no se juega! Merece todo nuestro respeto y reverencia, no solo al estudiarla, sino al compartir su contenido bien sea en un devocional, una reflexión o un sermón. Una razón de peso para tomar parte en este Curso estructurado desde el Instituto Bíblico Ministerial de la Misión Edificando Familias Sólidas (Colombia), radica en que tenga una aproximación, se apropie y desarrolle siempre el Estudio Bíblico Inductivo (EBI). Pronto se convertirá en un hábito saludable.

CINCO SUGERENCIAS PARA LEER LA BIBLIA

A partir de hoy vamos a experimentar el maravilloso viaje a través de las Escrituras para sacarle el mayor provecho a todo cuando leemos. Hacerlo, nos permitirá estrechar nuestra relación con Dios, de manera que sea cada día más íntima y fuerte y, de paso, afianzar nuestras convicciones para crecer a nivel personal, espiritual y familiar. Definitivamente, un proceso que enriquecerá su vida en todas las áreas.

Sobre esa base, comparto con usted cinco sugerencias para emprender la tarea de escudriñar la Palabra:

I.- LEA LA BIBLIA EN BUSCA DE __________________________

Cada vez que nos aproximamos a las páginas de la Biblia, nuestro ser está expuesto de una manera permanente, a ser transformado a partir del aprendizaje de principios que nos permiten vivir el proceso de cambio y crecimiento permanentes.

Un primer ejercicio que le invitamos a realizar con el propósito de aplicar este principio, radica en que seleccione un capítulo de la Biblia, de cualquier libro. Puede ser el que a usted le guste más. Si en este instante no le viene a la memoria ninguno, le proponemos el Salmo 23 o el 91.

Ubíquelo. A continuación, y con una libreta de apuntes disponible, procure responder a los siguientes interrogantes:

1.- ¿Cuál es el tema general de este pasaje?

2.- ¿Cuál es la lección principal que enseña el pasaje?

3.- ¿Cuál es, para mí, el versículo más inspirador en este pasaje?

4.- ¿Qué enseña este pasaje acerca de Dios?

5.- ¿Encuentro en el pasaje algún ejemplo que debo seguir?

6.- ¿Señala el pasaje algún pecado que yo debo confesar?

7.- ¿Encuentro en este pasaje algún error que debo evitar?

8.- ¿Presenta el pasaje algún deber que necesito cumplir?

9.- ¿Contiene el pasaje alguna promesa que debo reclamar?

10.- ¿Consigna el pasaje alguna oración que debo hacer mía?

Comprobará—apenas en esta Introducción al Curso—que tan solo estos diez interrogantes, si los aplica siempre que lee la Palabra, lo llevarán a un aprendizaje extraordinario. Avanzará a una comprensión mucho mayor de quién es nuestro amado Dios y lo que Él desea para nosotros, aplicando cada día pautas que le permitirán cambiar y crecer en todas las áreas de la existencia.

I.- ______________________________

Infinidad de personas sienten que subrayar la Biblia o hacer notas marginales en las que consignen el día en el que recibieron alguna promesa o revelación a partir de lo leído, podría constituir un irrespeto a la Palabra. ¿Es usted de los cristianos que piensan así? Si es así, permítanos decirle que está en un error. Las Escrituras son para estudiarlas a fondo y anotar aquello que resulta relevante para nosotros. Son una poderosa herramienta de estudio y aprendizaje.

III.- __________________________PASAJES SELECTOS

La memorización de versículos o pasajes completos de las Escrituras es muy importante. Posibilita que esos textos vayan tomando forma en nuestra existencia y pasemos del mero conocimiento a la vivencia. De ahí que una práctica aconsejable es tomar porciones de la Biblia y, durante el día, o quizá la semana, grabarlos en la memoria. Medite en ellos. Piense cómo llevarlos a la práctica durante su cotidianidad.

Cobra importancia aquí lo que enseña el Salmista:

Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, Oh Jehová, roca mía, y redentor mío.”(Salmo 19:14 |RV 60)

IV.- ______________________________

Cuando vamos a la Palabra, nos encontramos con un texto que debemos tener en cuenta siempre:

Pues así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad bien sobre vuestros caminos.”(Hageo 1:5, 7| RV 60)

Todo cuanto leemos en la Biblia nos ayuda a imprimir cambios significativos en nuestra forma de pensar y de actuar, de ahí que meditar en lo leído, es el mejor hábito que podemos asumir.

V.- _____________________________________________

La Biblia la podemos leer con el sistema saltamontes, es decir, un pasaje aquí hoy y otro mañana, en un libro totalmente distinto. Es válido, pero sin duda, no es lo más recomendable. ¿Qué sugerimos? Desarrollar un Plan de Lectura. Nos permite tener un contexto apropiado de cuanto ocurre y, por supuesto, sacar el mayor provecho a las enseñanzas divinas.

Es entonces cuando podemos aplicar lo que instruyó el Señor al patriarca Josué:

Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.”(Josué 1:8| RV 60)

ES NECESARIO VOLVER A LA RAÍZ DE LAS ESCRITURAS

Cuando emprendemos la tarea de escudriñar las Escrituras utilizando el sistema de Estudio Inductivo, lo que hacemos es tomar hasta última enseñanza que puedan ofrecernos. Descubrir tesoros que, en una lectura rápida, pasan desapercibidos. Es volver a la raíz del aprendizaje sobre Dios y Su Reino y de qué manera aplicar esas pautas o principios a nuestra vida personal y familiar.

Permítame compartir con usted la perspectiva que tiene el teólogo ecuatoriano, Jorge Atiencia, sobre el Estudio Bíblico Inductivo:

Para evitar la tentación de hacerle decir a la Palabra lo que yo mismo quisiera decir, empiezo con la lectura y el análisis bíblico, no con mi tema ni con el contexto. Así, es la Palabra la que determina la ruta que debo seguir. Empiezo con la Biblia misma y no con los comentaristas bíblicos. El secreto es ir primero a la Escritura, para que ella determine temas, preguntas y enfoques.”

Eso lo que debemos hacer hoy, contrario a lo que ocurre ya que infinidad de hombres y mujeres, en su condición de cristianos comprometidos, van a la Biblia con criterios preconcebidos. En esencia, pretenden ajustar la Palabra a lo que ellos quieren decir, a lo que les conviene, a lo que les suena mejor.

Este tipo de errores serán corregidos cuando aprendamos a desarrollar el Estudio Bíblico Inductivo (EBI), cada vez que nos aproximamos a sus páginas.

Nos alegra que asuma desde hoy el compromiso de formarse con el Instituto Bíblico Ministerial. Recuerde que lo valioso delante de Dios no es comenzar sino terminar bien, y éste—esperamos—sea su propósito, comenzar y terminar el Curso.

Fernando Alexis Jiménez

Instituto Bíblico Ministerial

Misión Edificando Familias Sólidas (Colombia)


RESPUESTAS A LA LECCIÓN INTRODUCTORIA


A continuación, encontrará las palabras o frases que requiere para llenar los espacios en blanco que aparecen en la Lección de hoy:

Cinco sugerencias para leer la Biblia:

I.- ALIMENTO ESPIRITUAL

II.- MARQUE SU BIBLIA

III.- APRENDA DE MEMORIA

IV.- MEDITE LO QUE LEE

V.- ESTUDIE LA BIBLIA DE ACUERDO A UN PLAN

Publicaciones Relacionadas