Capellanía

Proceso formativo de capellanía
Proceso formativo de capellanía

El proceso formativo de Capellanía abierto por el Instituto Bíblico Ministerial, procura la formación de hombres y mujeres con vocación de servicio en diferentes áreas de la sociedad, sin que su condición demande necesariamente que sean ministros ordenados para el pastorado o cualquiera otra área ministerial específica a cargo de una congregación.

La principal motivación debe ser que escuchen el llamado del Señor Jesucristo:

Entonces Jesús, llamándolos, dijo: Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad. Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo…» (Mateo 20:25-27 | RV 60)

El capellán va a ser capacitado para predicar cuando la situación lo amerite, pero de la mano con esta labor, atenderá asuntos espirituales y de la vida cotidiana en las personas del área a la que sea asignado por la denominación o comunidad de creyentes en la que está vinculado.

¿Dónde podría ser útil? En todo espacio donde haya personas necesitadas de Cristo Jesús: asilos, orfanatos, cárceles, universidades e instituciones educativas, hospitales, instalaciones militares, centros de rehabilitación para personas en situación de consumo, refugios de personas habitantes de la calle y, en general, en aquellos espacios o conglomerados donde nadie quiere ir. Él o ella, como capellán, es quien lleva ante el Señor Jesucristo las necesidades de su pueblo.

VALORES INSTITUCIONALES

En su ejercicio ministerial, el Capellán deberá observar los siguientes valores:

  • Consagración
  • Búsqueda de Dios
  • Sabiduría
  • Humildad
  • Sencillez

MARCO JURÍDICO

Actualmente muchas instituciones educativas u organizaciones se abrogan el derecho de formar capellanes y, por este proceso, demandan un cobro económico. No cuestionamos ese procedimiento porque no estamos para juzgar.

No obstante, lo anterior, consideramos que, a la luz de la normatividad de libertad religiosa vigente en muchas naciones, cada denominación u organización que sirve en la extensión del Reino de Dios, tiene la autonomía para nombrar sus capellanes, así como lo hace con los pastores, obreros, misioneros y líderes. Es algo propio de cada entidad cuando el aspirante acredita el proceso formativo requerido y, por encima de todo, la consagración al servicio de Jesucristo que lo torna apto para la labor.

El Instituto Bíblico Ministerial de la Misión Edificando Familias Sólidas toma como su principal fundamento la Ley 133 del 23 de mayo de 1994 o Ley de Libertad Religiosa en Colombia, específicamente los Artículos 7 (literal d) y el 8. Igualmente, sus Decretos reglamentarios.

Nos acogemos legalmente, también, al Convenio de Derecho Público Nro. 1 y el Decreto 354 del 13 de febrero de 1998, en particular al Artículo 10 y demás, que contemplan lo relacionado con la formación cristiana a la luz de la libertad de cultos.

En ese orden de ideas, la formación es interna para nuestra comunidad de creyentes y aquellas comunidades eclesiales o paraeclesiales que quieran asumirlo voluntariamente, orientando los esfuerzos hacia quienes desea ejercer la capellanía como un tributo a la extensión del Reino de Dios.

ASIGNATURAS ACADÉMICAS DE CARÁCTER OBLIGATORIO

Quien desee que el Instituto Bíblico Ministerial le certifique sus estudios para el uso interno de la denominación u organización en la que sirve, debe cursar las siguientes asignaturas académicas:

  • Liderazgo transformacional
  • Doctrina de la salvación
  • Consejería Familiar
  • Consejería Pastoral
  • Estudio Bíblico Inductivo
  • Hermenéutica Bíblica
  • Fundamentos de Homilética
  • Ética Ministerial
  • Fundamentos de Capellanía

Todas estas materias se encuentran disponibles en nuestro listado general. Una vez corroboremos que, en efecto y tal como lo define la Guía para tomar un Curso, ha seguido apropiadamente cada paso en cada Asignatura Académica, estaríamos emitiendo la respectiva Certificación.

Además de la formación académica, el aspirante a Capellán deberá desarrollar un trabajo de campo que debe ser dirigido por la denominación o comunidad de creyentes en la cual tiene vinculación.

Cabe recordar, finalmente, que la totalidad de los materiales que publica el Instituto Bíblico Ministerial reserva de derechos a nivel nacional y se rigen por el marco normativo internacional al respecto. Sobre esa base, advertimos que cualquier plagio de los contenidos con el propósito de lucro, dará lugar a las acciones legales correspondientes demandando lo que nos corresponde por los derechos intelectuales sobre los materiales.

Lo anterior porque el Instituto Bíblico Ministerial es, ante todo, un ministerio y nuestros Cursos se ofrecen gratuitamente como nuestra forma de sumarnos a la extensión del Reino de Dios.